Hamilton tiene razón: Verstappen es terco en ceder y adopta decisiones peligrosas

En su primera lucha franca por el título de la Fórmula 1, Max Verstappen muestra virtudes excelentes al volante, pero también un cúmulo de malas decisiones que pueden costarle el campeonato aún con un auto más competitivo que el de Lewis Hamilton.

Hay que hablar de Max Verstappen. El piloto de Red Bull cambió la Fórmula 1 en muchos aspectos, y eso en sí mismo lo sitúa en un lugar muy especial. Cuando debutó sólo tenía 17 años, su temprana aparición también obligó a una serie de cambios que impedían a pilotos tan jóvenes entrar en la parrilla. Sin embargo, el holandés siempre pareció estar preparado para la categoría más grande del deporte del motor, tanto es así que sólo estuvo un año y medio en Toro Rosso antes de ser ascendido. En su primera carrera con el equipo principal de las bebidas energéticas, ganó. Desde entonces encandiló a una legión de aficionados, sorprendiendo cada año por su constancia y audacia en los circuitos de F1. Pero lo único que faltaba era la carrera por el título. Aquí es donde el verdadero Max se revela. Para bien o para mal.

Es una delicia seguir su conducción y las peleas que protagoniza en la pista. El holandés es duro y se niega a dejar margen de maniobra a su rival, que en el caso de este año, es el siete veces campeón Lewis Hamilton. Así que hace lo que se espera de alguien que busca su primera coronación. Es una actitud de campeón, sin duda, y justifica la adoración de los aficionados y de los que siguen el Mundial.

Pero también es cierto que la lucha por el campeonato exige mucho más que eso. Y esta reivindicación que pide el título tuvo un capítulo importante en Italia. Una vez más, Verstappen y Hamilton tuvieron un incidente rueda a rueda. Esta vez, ya con la experiencia del accidente del GP de Gran Bretaña y de algunos momentos decisivos, como en Bahréin, España y Emilia-Romaña, situaciones en las que Lewis optó por ceder. No en Silverstone. Eso fue todo.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

El momento del toque entre Max Verstappen y Lewis Hamilton en Silverstone. (Video: Reproducción)

En la primera vuelta, justo después de la largada en Monza, los dos se juntaron en la frenada de la curva 4. Como es habitual, Max fue a fondo, mientras que Lewis cruzó la zona de escape y no quiso forzar, perdiendo la posición con Lando Norris. Más adelante, el holandés pasó a perseguir al líder y posterior vencedor de la carrera, Daniel Ricciardo, que había capturado la punta en los primeros metros de la competencia. Hamilton, por su parte, intentaba seguir el ritmo de su compatriota que estaba en el otro auto de McLaren. El adelantamiento se produjo poco antes de la parada en boxes, que acabaría generando el gran acontecimiento de la carrera italiana.

Red Bull llamó a Max en la vuelta 23, pero la parada fue demasiado lenta debido a una mala colocación de una rueda. Duró unos eternos 11s. Mercedes decidió aprovechar la posición en pista y el infortunio del rival para hacer su pit-stop, dando a Lewis la oportunidad de luchar con Ricciardo -que ya había visitado los boxes-. Sin embargo, el trabajo de los mecánicos fue más lento de lo habitual, más de 4s, y eso hizo que, a la salida de boxes, el siete veces campeón se encontrara de nuevo con Verstappen.

El inicidente entre Lewis Hamilton y Max Verstappen en el GP de Italia: El Red Bull quedó montado sobre el auto de Mercedes (Video: F1)

Hamilton estaba más adelantado y tenía la cuerda en la entrada a la chicana. Pero Max decidió estirar el frenaje y entrar al lado del inglés, por lo que un incidente era inevitable. El RB16B se montó encima del Mercedes y cayó encima del cockpit de Hamilton. Si no hubiera sido por el halo, el Red Bull habría golpeado la cabeza de Lewis.

A continuación, el holandés salió del coche sin mirar atrás, mientras que su rival abandonaba torpemente la cabina en un extraño escenario. ¿Pero había otras opciones? La respuesta es sí. El piloto de Red Bull podría haber hecho como Lewis en la primera vuelta y utilizar la zona de escape o podría haber levantado y prepararse para superarlo más adelante. Eligió el peor camino. Fue un intento desesperado de frenar a su rival, desafiando la máxima del automovilismo que dice que no se gana nada en la primera curva, sino más bien, se pierde todo.

Hamilton, por su parte, afirmó que su rival sabía lo que iba a pasar y no cedió. "Nunca lo acepta". El inglés tiene razón. Ese era el momento de pensar con frialdad. Pero terminó planteando puntos importantes sobre Max: 1) inconscientemente, el incidente de Silverstone todavía le molesta, 2) todavía necesita cierta maduración, 3) ¿actuaría así si estuviera detrás en el campeonato?

El auto de Max Verstappen encima del Mercedes de Lewis Hamilton. El halo le salvó la vida al británico. (Foto: AFP)

Por supuesto, la perspectiva de victoria de Hamilton en ese momento era lo suficientemente grande como para ignorarla. Pero, ¿es también inteligente jugar por el 0-0 cuando tienes la ventaja de puntos, el mejor auto en tus manos y una serie de pistas por delante que te favorecen?

Son demasiadas preguntas para los que piensan que siempre tienen la razón. También es sintomática la postura de Red Bull ante este nuevo enfrentamiento. Después de los gritos en Inglaterra, los jefes del equipo austríaco se apresuraron a clasificar el accidente como "un incidente de carrera, cuando se mira objetivamente" y no hablaron de apelar la decisión de los comisarios, que juzgaron a Max culpable. Pero es de Mercedes que viene la gota que colma el vaso en este asunto. Andrew Shovlin, el ingeniero de pista del equipo alemán, dio en el clavo cuando dijo "que si miras el hecho de que incluso Helmut Marko y Christian Horner no intentaban culpar a Lewis, parece que saben que Max se equivocó, porque intentarán culpar a Lewis en cualquier oportunidad".

"Entendemos firmemente que Lewis no hizo absolutamente nada malo y que Max es el principal culpable", añadió.

Max Verstappen consideró que no tuvo la culpa en el incidente que tuvo con Lewis Hamilton. (Foto: AFP)

Hay algo que discutir. El holandés dejó el auto puesto deliberadamente, sabía que no tenía nada que hacer. Si se tratara de una curva de velocidad como la de Copse, quizá el resultado hubiera sido bastante grave. Aun así, si cada vez que hay un enfrentamiento, éste acaba en accidente, es posible que la enorme y espectacular carrera por el título acabe en la mesa de los comisarios, así que es un riesgo que Max asume. "En días como hoy, siempre recuerdo lo afortunado que soy. En una milésima de segundo puedes pasar de una carrera a una situación de mucho miedo. Alguien me ha cuidado hoy. Me duele un poco el cuello ahora que la adrenalina empieza a bajar. Rozó un poco en el casco así que naturalmente tengo un fuerte dolor de cabeza, pero está bien", escribió Hamilton en las redes sociales.

A veces, como en la vida, hay que dar un paso atrás para ver el panorama general. Y ceder no siempre es un signo de debilidad.

La Fórmula 1 vuelve en quince días, con el GP de Rusia en Sochi.