¡Hay guerra! Verstappen y Hamilton inician la rivalidad que faltaba en la F1

Hay un episodio de la serie televisiva "Sherlock" llamado "El Gran Juego", donde el excéntrico pero brillante detective descubre con quién está tratando realmente y cambia su vínculo. Se da cuenta de que tiene un rival astuto y centrado -un poco showman, es cierto, el profesor-, pero es en este momento cuando se aclaran los lados de la disputa. La rivalidad está establecida, de hecho. No voy a señalar aquí quién es quién, pero las posiciones contrarias se revelan, y eso también ocurre después de un gran enfrentamiento. La temporada 2021 necesitaba un enfrentamiento igual de fuerte entre Lewis Hamilton y Max Verstappen para empezar a tomar temperatura. El toque entre ambos sirvió para dejar de lado el juego de sombras y pasar al ataque. Era justo lo que se necesitaba para que este campeonato, del que se esperaba mucho, tomara forma definitivamente.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

Y todo comienza con un enfoque más agresivo por parte de Mercedes y Hamilton. La escudería alemana sabía muy bien que tenía que ganar el GP de Gran Bretaña a toda costa, o la posibilidad concreta de una primera derrota en la era híbrida se convertiría en algo insoportable. Por lo tanto, el auto pasó por actualizaciones, y los cambios tuvieron el efecto esperado. El rediseño de la carrocería, combinado con los nuevos bargeboards, dio al escurridizo W12 la velocidad en línea recta que el siete veces campeón quería. Pero sólo eso no era suficiente, frente a un Red Bull bien afinado y rápido en las clásicas curvas del circuito de Silverstone.

Lewis necesitaba superar a su oponente rápidamente para no ser rehén de estrategias y demás. Por eso, cuando se volvió a dar la largada con Verstappen al frente, el británico no dudó en atacar. Sólo que Max también conocía los riesgos de perder el liderazgo tan pronto a manos de su rival y determinó su espacio. La colisión era inevitable, y algunos dicen que incluso tardó en producirse.

Así quedó el auto de Max Verstappen. (Foto: Reproducción)

Fue peor para el holandés, que tuvo daños en su neumático trasero derecho antes de golpear con fuerza la barrera de neumáticos en Copse. El accidente provocó una bandera roja. Los comisarios de carrera declararon a Lewis culpable del incidente y tuvo que cumplir 10s de sanción en boxes. Sólo que antes de que se cumpliera la sanción, el ritmo de Hamilton con el neumático medio demostró que no le sería fácil: al igual que en la carrera de clasificación, el auto de Mercedes sufrió ese compuesto, al punto de no poder hacerle frente a la Ferrari de Charles Leclerc que estaba inesperadamente fuerte. Sólo después de la segunda parada, ya con los compuestos duros, el británico pudo tomar ventaja e ir rápido.

Hamilton tuvo entonces una gran actuación para recuperar el tiempo de la penalización y superar a los autos que tenía por delante. Y el último adelantamiento, sobre el monegasco de Ferrari, tuvo lugar en el mismo Copse de la primera vuelta. Lewis consiguió su octava victoria en casa y ante unas tribunas repletas y enloquecidas. El triunfo reabrió el campeonato, pero más que eso, encendió la relación con Verstappen.

Y es que Red Bull arremetió contra la maniobra del inglés e incluso pidió su suspensión. "Lo que hizo Lewis fue peligroso e inaceptable. Tiene suficiente experiencia para saber que en una curva como Copse, la más rápida del campeonato, no se hace lo que él hizo. Me decepciona mucho ver a un piloto de su calibre hacer eso. Fue un accidente muy violento", dijo Christian Horner poco después de la carrera.

El momento del toque entre Max Verstappen y Lewis Hamilton. (Video: Reproducción)

"No se puede hacer eso en el código deportivo normal. No sé cuál sería el castigo máximo, pero un comportamiento tan peligroso y temerario debería ser castigado con la suspensión o algo parecido", criticó el asesor Helmut Marko.

El pesado ambiente se extendió más allá de los boxes y llegó hasta Max en el hospital, que respondió a su adversario: "Estoy feliz de estar bien. Pero muy molesto por haber dejado la carrera así. La sanción no nos ayudó en absoluto y no hace justicia a la peligrosa maniobra que hizo Lewis en la pista. Viendo su celebración por televisión en el hospital, me pareció que su comportamiento era irrespetuoso e incompatible con lo que se espera de un deportista. Pero sigamos adelante".

Mientras tanto, Hamilton lo celebraba con los aficionados, con Mercedes, con su asistente Angela Cullen, con Tom Cruise, con el mundo. Es importante decir que Hamilton estaba preocupado, incluso al principio de la carrera, por el estado de Verstappen. Pero, por supuesto, el siete veces campeón fue llamado para hablar sobre el incidente y las declaraciones de sus rivales de Red Bull. Y se defendió.

"No creo que esté en una posición en la que tenga que disculparme por nada. Estamos corriendo allí", dijo Hamilton. "No estoy de acuerdo con los comisarios, pero me tomo el castigo a pecho y sigo con mi trabajo. No voy a quejarme, todo el mundo tiene una opinión diferente, realmente no me importa lo que la gente piense", añadió.

Max Verstappen reprobó los festejos efusivos de Lewis Hamilton. (Foto: Mercedes/LAT Images)

El elevado tono de las declaraciones ya permite pensar en una batalla aún más encarnizada de aquí en adelante, con Max deseoso de devolver el abandono y Lewis queriendo demarcar territorio a cualquier precio. Además del peso de la victoria en este momento de la temporada, la forma de trabajar de Mercedes también deja claro que el equipo siete veces campeón no tiene intención de renunciar fácilmente a la lucha por el título. Y Red Bull, por la forma en que actuaron con los comisarios y en los micrófonos, va por todo o nada.

El campeonato está abierto, quizá más que nunca, y esa es la gran noticia del día. Y si Sherlock pudiera decir algo, sin duda diría "El juego está en marcha", y nunca ha tenido más razón.