Ricciardo recuerda período sin victorias y dificultades en 2021: “Nunca perdí la fe”

Tres años después de su última victoría en Fórmula 1, Daniel Ricciardo pudo volver a festejar en lo más alto del podio en el GP de Italia. A la par de la celebración, el australiano recordó los momentos difíciles que tuvo que pasar durante su sequía de triunfos.

Daniel Ricciardo volvió a lo más alto del podio en la Fórmula 1 después de tres años de ausencia. Y como desahogo, el australiano de McLaren habló sobre el periodo en el que tuvo que conformarse con otros objetivos en la categoría, luego de dejar un competitivo equipo Red Bull a finales de 2018.

El comienzo de Daniel en la escudería británica, donde llegó a principio de año tras dos temporadas en Renault, fue tortuoso. Antes de la victoria, sólo había conseguido dos top-5 en la temporada y ocupaba el 9º puesto en el campeonato. Y como punto de inflexión, Ricciardo destacó el periodo de aprendizaje durante el receso de la F1 en agosto.

"Este triunfo significa todo. Definitivamente, intenté no dictar mi felicidad por resultados deportivos porque hacía tres años y medio que no ganaba. Sería triste si la mayor parte del tiempo basara mi felicidad en ganar carreras. Es una locura, pero nunca perdí la fe, y creo que necesitaba atravesar un tiempo para barajar y dar de nuevo. El periodo de descanso en agosto ayudó este fin de semana a lograr esta victoria", comentó el piloto tras la carrera.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

El inicidente entre Lewis Hamilton y Max Verstappen en el GP de Italia: El Red Bull quedó montado sobre el auto de Mercedes (Video: F1)

Ahora dueño de ocho victorias en la Fórmula 1, Ricciardo también habló de la importancia de mantener la concentración a pesar de una mala temporada, y de cómo hizo todo un trabajo para evitar que crezcan los malos pensamientos.

"Si tuviera que elegir una palabra sobre este momento, sería… Reconfortante. Creo en mí mismo, por supuesto, creo que todo el mundo llega a este punto en este deporte, y ciertamente fui desafiado este año. El automovilismo es complicado. Ya no es blanco o negro, y a veces cuesta encontrar respuestas. Pero hay que mantener el rumbo porque uno puede perderse fácilmente. En el fondo, tuve momentos de frustración o bajaba la cabeza, pero me aseguré de que fuera algo momentáneo", concluyó el australiano.